sábado, 1 de septiembre de 2007

¿Me llegó el momento?

Eso es lo que creo. Acá estoy, acabo de aterrizar después de dar millones de vueltas por este mundo. Desconfiando de que sea el momento apropiado. Desconfiando de mi capacidad. Desconfiando del eterno "¿podre?". Así es como aterricé, desconfiando y sin embargo con deseos. Mis deseos de siempre de poder plasmar con las "benditas" palabras, algo de lo que da vueltas en mi cabeza.
Hoy se lo debo a una desconocida, me tope con sus escritos y me despertó del letargo. Me olvidé de la desconfianza y del temor. De la vergüenza y de los "puedos". Casi sin pensarlo (casi por que con todo lo que tuve que hacer para abrir este espacio, no es posible repasar la decisión varias veces antes de morir en el intento) me zambullí en la tarea.


Gracias a Tieregarten y sus palabras.




2 comentarios:

Anónimo dijo...

Se hace camino al escribir. Bienvenida al mundo V.E.V. (voyeurista-exhibicionista-virtual.
Hilario

Tieregarten dijo...

Uy, veo gente conocida por aquí !!
Bravo, griega ! Te leeremos y acompañaremos.
Por "la palabra que sana" como afirma Pizarnik.