martes, 12 de febrero de 2008

Solo para mi

Tengo las palabras convertidas en sabores en mi boca.
No me sale nada.
Tengo la vida dada vuelta y fue en un segundo.
Están las cosas que no debo decir, por cuidado, por precaución, por lo que fuere y están las emociones que me dejan muda.
Y no dejo de transpirar.
Y no dejo de sonreír, despacito, solo para mi.

1 comentario:

camille dijo...

Querida Ale:
No me deje así con esta novela a cuenta gotas..
Estoy transpirando yo a estas alturas..
Dígame: esa ricura de perro es su nuevo habitante en su casa?
Me animo a aventurar que algo de eso hay...
Cariños,
Camille

PD: si para mañana no postea nada al respecto, me verá por aquí de nuevo con un tirabuzón de palabras..