domingo, 13 de julio de 2008

A veces

Todo parece estar quieto y sin movimiento. El aire se vuelve denso y pesado. La voluntad se va convirtiendo en una extrañeza imposible de recuperar.
A veces todo parece complicarse, parece que no hay opciones ni posibilidades. A veces el norte parece haber viajado al sur y viceversa. A veces parece que no existe la Fe. A veces todo parece cambiado de lugar. Pero solo a veces, nada es definitivo.

No hay comentarios: