domingo, 5 de octubre de 2008

Buzios

Casi 3 meses de ausencia. Ausencia de blog, presencia cotidiana. Una semana de vacaciones, después de casi 15 años sin ver el mar. Llegué a Buzios. Dejé sentado cada día que era feliz, lo mismo ahora.
El viaje marco la cúspide de un año lleno de trabajo personal e interior y fué el broche de oro.
Es una ciudad maravillosa, llena de color.
Fueron unas vacaciones no soñadas pero sí, esperadas.
Un paso más, un lugar nuevo, energía renovada.
Estoy segura que voy a volver a Buzios y a viajar.
Quería compartirlo.

No hay comentarios: