martes, 21 de octubre de 2008

Resaca del dia de la madre

El domingo en Argentina se "festejo" el día de la madre. No me gustan estos festejos comerciales, no me gusta que me impongan el "cuando". Pero claro, vivo en sociedad y debo adaptarme lo mejor posible, sobre todo si es importante para mis afectos el festejo. Asi que festeje por partida triple, por llamarlo de alguna manera. Al mediodía disfrute del día con mi familia elegida, y por la noche con mi mamá y con mi hijo. Estuvo bien, fue largo el día porque a los festejos se le sumo el cambio horario en Buenos Aires del que obviamente yo me enteré tarde, cuando no llegué a tiempo al primer encuentro. Pero lo mejor, sin dudas, del día fue cuando mi hijo me entregó su regalo. Un libro, ni siquiera es importante cual, adoro los libros asi que siemrpe es una fiesta recibir uno nuevo. Me abrió en dos, la dedicatoria fué la declaración de amor más maravillosa que jamás haya leído y menos aún recibido. Me sentí tan feliz, que aunque soy una llorona, no me daba para largar ni una lagrima, estaba felizzzzzzz!!!!!!. Sé que me ama, pero que me lo expresara en palabras escritas, me lleno de amor. Adoro a mi hijo, me devuelve una imagen de mi que me gusta, que me recuerda que a pesar de los errores pude ayudarlo a crecer. Lo amo y es maravilloso verlo convertirse en un adulto.

1 comentario:

Lila dijo...

Ciertos momentos de felicidad infinita son los que nos rescatan de nuestras miserias cotidianas.

También recibí regalo y una infinita ternura me acorició el alma durante parte del domingo.

Gracias por compartir tu emoción y reavivar la mía.

Un beso