sábado, 12 de septiembre de 2009

Sábado de Septiembre

Un pie delante del otro, sin pausa y se avanza.
Aunque duelan los tendones y las tendinitis, aunque duelan las rodillas. Aunque a pesar de cuidarme, los dolores demoren en retirarse o anuncien que no se van a ir. Como sea, últimamente poco me importa lo que no depende de mi. Yo sigo sumergiéndome en el agua diariamente y reconociendo y disfrutando mis progresos. Años lejos del agua, casi como una aversión, hoy me entregó la felicidad. Si, lo digo a cada rato, soy feliz.
Es llamativo como todo el mundo se sorprende, quizás que yo lo diga o quizás como me dijo mi hijo: "no es común encontrarse con gente que diga que es feliz, me alegro ma". Y ese fue otro regalo de la semana y de la vida.

2 comentarios:

La Musa dijo...

A mí también me alegra. Y lo bien que me viene alegrarme...lo sabés.

marga dijo...

muy sabio tu hijo

:)