sábado, 10 de octubre de 2009

Un viernes

Agotador, extraño, lleno de condimentos desconcertantes. Para empezar la noticia del premio Nobel para Obama... No puedo ni siquiera pensar en lo que significa todavía, necesito mas información. Después, la vida, "mi" vida que me lleva dulcemente o me arrastra últimamente, sin avisos previos. Un viernes lleno de esfuerzos, de luchas, de contradicciones.
Un viernes lleno de palabras oscuras, escondidas, subliminales.
Un viernes con poco afecto, poca cordura, ni un solo abrazo.
Un viernes lleno de gritos e insultos.
Un viernes lleno de miedos.
Sobreviví a este viernes... y no me quedé con sabores amargos, me limpié los malos tratos y las palabras hirientes. En casa todo se limpia y se cura, entre mis cosas y mis gatos.
Sobreviví porque no pueden lastimarme con mentiras y engaños.
Sobreviví porque defiendo lo que pienso y hago.
Sobreviví porque soy sincera y no tengo intenciones ocultas.
Un viernes, uno mas, aunque hubiese preferido que fuese menos violento, solo es eso, uno mas.

3 comentarios:

Caro dijo...

Pero respondiste a todo eso o podés quedarte callada y después limpiarte de esas palabras poco afortunadas que escuchaste?
Por suerte hoy es sábado.
Un beso

La Musa dijo...

No se preocupe...ultimamente los viernes vienen de mala calidad... pero por suerte, pegaditos a ellos vienen las mañanas de los sábados.
Abrazo...aunque sea así.

La Griega dijo...

Caro: respondí, obvio, parezco una mujer muyyyy fuerte y cuando llegue a casa, llore un poco yme sané después. me faltaron los abrazos nomas
un beso